Viviendas suntuosas, relojes de prestigiosas marcas, vehículos y yates lujosos, dinero en efectivo, cuentas bancarias abultadas, hasta caballos de linaje y lingotes de oro quedaron sujetos a la autoridad de tribunales de Estados Unidos, el país que procesa a sus propietarios por tramas de presunta corrupción ligadas al desfalco contra el patrimonio público venezolano.

La lista es una muestra tangible del poder económico que unos pocos disfrutan con fortunas que están bajo el escrutinio judicial. Los bienes se presentan con los nombres y apellidos de las personas a los que han pertenecido, y también están agrupados según los casos investigados en las distintas jurisdicciones judiciales.